viernes, 2 de mayo de 2014

EL ABRA SE ANIMA UN POCO

El Abra llevaba días siendo un lugar completamente aburrido dada la escasez de aves, pero últimamente ha empezado a despertar tímidamente. Es cierto que con la simple observación de los poquitos ejemplares de gaviota patiamarilla Larus michahellis lusitanius que quedan me lo paso bien, pues la variabilidad de las gaviotas lo permite; aunque la presencia de limícolas siempre alegra algo más la jornada.

Aguja colipinta Limosa lapponica.


En primer lugar, aparecieron en La Bola una aguja colipinta Limosa lapponica y un chorlito gris Pluvialis squatarola; sin embargo, el pasado martes el número de agujas ascendió a tres e hizo acto de presencia un zarapito trinador Numenius phaeopus.

Chorlito gris Pluvialis squatarola.

Zarapito trinador Numenius phaeopus.
Estas agujas fueron muy agradecidas a la hora de ser fotografiadas, más que el ejemplar de días anteriores, ya que se aproximaban mucho al paseo desde donde suelo realizar las capturas. Se alimentaban incesantemente, introduciendo su largo y ligeramente curvo pico en el limo para capturar pequeños invertebrados que engullen rápidamente.

Si os fijáis, dos plumas escapulares están mudadas (más grisáceas).

Las agujas usaban frenéticamente su pico para explorar el limo en busca de alimento; han de reponer energías para continuar su viaje hacia el norte.
Debido a la diversidad de formas y plumajes, las limícolas resultan un grupo muy interesante; de hecho, los vuelvepiedras comunes Arenaria interpres presentan en esta época plumajes muy diferentes lo que los hace muy atractivos. Además, el plumaje nupcial de éstos es una maravilla, con ese precioso contraste entre naranja, blanco y negro.

Vuelvepiedras común Arenaria interpres en plumaje nupcial.
También hay ejemplares que aún conservan el plumaje invernal o buena parte del mismo.

Vuelvepiedras común Arenaria interpres todavía con el plumaje invernal.
Los cormoranes poco a poco se han hecho escasos y ya no es tan fácil verlos pescar junto al paseo.

Cormorán grande Phalacrocorax carbo 2 cy descansando.
Lo mismo ocurre con las gaviotas patiamarillas de las que quedan tan sólo unos 7 ú 8 (que yo haya podido contar): dos 2 cy, dos 3 cy y algunas adultas.

Gaviota patiamarilla Larus michahellis lusitanius 2 cy.

Gaviota patiamarilla 2 cy.

Gaviota patiamarilla Larus michahellis lusitanius 3 cy.

Gaviota patiamarilla 3 cy.

Gaviota patiamarilla 3 cy.

Dos ejemplares adultos de gaviota patiamarilla alimentándose de una anguila.

2 ejemplares de gaviota patiamarilla 3 cy (izquierda) y 2 adultos (derecha).
No obstante, aún contamos entre nosotros con algún pobre álcido y también con un correlimos oscuro Calidris maritima, que se alimenta en los bloques junto al muelle, su lugar de preferencia.


Correlimos oscuro Calidris maritima con algo de plumaje mudado.
Habrá que esperar a que aparezcan nuevas especies en los próximos días, mientras tanto... ¡Hasta la próxima entrada!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...